Archivo de la etiqueta: perdón

Saber Perdonar…

image05

En la quietud del alma  quiero compartirte una pequeña pero gran reflexión: Dos amigos se encuentran  después de un largo  tiempo y uno le pregunta al otro, ¡Cuánto tiempo sin poder hablar!; pero hablar como lo hacíamos antes. recuerdas?.   Me enseñaste tantas cosas ! y no sólo a mí. Y el lo mira sorprendido pero asintiendo con su cabeza…Entonces le pregunta : ¿Cómo has estado? Recordando en su interior lo vivido en el campo de concentración y el amigo le responde, ¿ cómo crees que estoy? por todo lo que tuve que pasar; y el otro amigo preocupado le expresa:  pero ¡Cómo!;  ¿Todavía no has llegado a perdonar aquellas almas equivocadas sumergidas en venganza y con tristeza en sus ojos y en el alma, el otro le contesta, en tantos años no lo he logrado, me invaden los recuerdos de tantas cosas inmerecidas, yo nunca debí ir a ese lugar.
El amigo mirándolo a los ojos pausadamente replica : pero tu no eras así, tu siempre manifestabas en todos los lugares que podías, que no había que mirar para atrás que todo lo que nos tocara vivir serviría de experiencia. Si claro respondió contundente; pero eso fue antes de que yo viviera lo que tuve que pasar. Una vez más el otro amigo objeta  tomándole las manos …¡Querido amigo! tengo una mala noticia para darte:  “Sigues siendo prisionero “.
11169906_10204041424012163_3623898433808553963_n
Y no ya de un campo de concentración sino de tus propios pensamientos, pues el “El perdón es para ti y no para quien tanto te ofendió. Al perdonar, reconocemos que nada se puede hacer por el pasado, pero permite liberarnos de él.
Perdonar, es empezar de Nuevo, con la experiencia adquirida, sin los rencores “sobrevolando” y confundiendo las posibilidades del presente. Al igual que el Amor, el perdón no es algo que se “entrega” a los demás, sino un regalo vital para nosotros mismos.
image05
Dios te Bendiga, Hoy, Mañana y Siempre.

RESUCITÓ…ALELUYA! RESUCITÓ… ALELUYA!

resucito

 

Jesús nos hace la invitación : ¿Queremos ser testigos de su resurrección? … para ello nos interpela.

Sígueme y ama como yo he amado el mundo. Seremos testigos quienes estemos dispuestos, sin temores, ni dobleces…tenemos que ponernos los anteojos de Dios y ver con los ojos de la fe.  Aceptar la verdad de la muerte y resurrección de Jesucristo, tendremos que estar dispuestos además a penetrar en el misterio, a hacerlo nuestro, a transmitir esa noticia! hasta querer dar la vida por esa verdad, por esa aparición.

Dar la vida porque he visto a Jesús, Camino, Verdad y Vida… eso evidencia, y expresa ser testigos. El testigo vive lo que anuncia, lo manifiesta en obras, en su forma de vivir el Evangelio. Infunde “majestuoso huella”, da prueba esparciendo el perfume de Cristo con su propia vida. En griego, testigo se dice mártir, y eso es y debe ser el testigo. Por eso el testigo encarna en la propia vida; la muerte y la resurrección de Jesucristo por medio de la entrega, el servicio y el amor. Podemos “atestiguar” la resurrección de Jesucristo sumergidos en  el mandamiento principal. El mandamiento del amor… asegurando el compromiso como dice la canción:  devolver el bien por mal, perdonando de verdad, tratando de esforzarnos en poner paños fríos para apaciguar situaciones…

Verdaderamente quiero ser tu testigo Señor!… por eso:

Señor, hazme un instrumento de tu paz: donde haya odio, ponga yo amor, donde haya ofensas, ponga yo perdón, donde haya discordia, ponga yo unión, donde haya error, ponga yo verdad, donde haya duda, ponga yo fe, donde haya desesperación, ponga yo esperanza, donde haya tiniebla, ponga yo luz, donde haya tristeza, ponga yo alegría.

Oh, Señor, haz que yo no busque tanto el ser consolado como consolar, el ser comprendido, como comprender, el ser amado, como amar.

Porque dando es como se recibe, olvidándose de sí es como se encuentra, perdonando es como se es perdonado, muriendo es como se resucita para la vida eterna.   Así seremos verdaderos testigos de su Resurrección.

Aleluya ! Aleluya! El Señor Resucitó.

Lluvia de Bendiciones para Ti.

 

Nazareno, Redentor, Cristo de las Penas…

070420092035441

ORACION Y NOVENA A “JESÚS NAZARENO”

Entra Jesús, a mi hogar y bendice uno por uno los seres que me son tan queridos y haz que disfrutemos de la paz redentora. Aléjanos con tu santa mirada de todo cuánto pueda perjudicarnos y quitarnos la tranquilidad. Derrama tus fluidos divinos en todas las almas para que podamos comer el pan que tú nos das sin amarguras y de cuánto pueda dañarnos. Sálvanos señor, con tu grandísimo poder. Éstas son las súplicas adorado Nazareno, así recoge siempre, como el Padre Poderoso, la petición del hijo que te llama.

Un Credo para las almas del purgatorio. (Con licencia Eclesiástica).

N O V E N A

                       ORACIÓN PREPARATORIA PARA TODOS LOS DÍAS

Oh, Señor y Dios mío! Animado por vuestra infinita bondad y por los continuos favores que otorgáis a los que imploran delante de vuestra Imagen, misericordia y perdón, a Vos acudo, oh Padre mío, Jesús Nazareno, para ofreceros mis humildes obsequios y presentaros las necesidades de mi pobre alma. Confieso que os he ofendido con grandes faltas, que he repetido sin cesar; pero ya arrepentido, las detesto de veras y propongo ayudado de nuestra gracia enmendarme en lo venidero. Movido, pues, de estos sentimientos, os ruego, ¡oh mi buen Jesús!, que, por los dolores de vuestra Pasión, atendáis las súplicas que os dirijo en esta novena, si son de vuestro agrado y de provecho para mi alma. Amén.

Hacer Petición.

Bendito sea el nombre de Jesús, Bendito sea el nombre de María.

Jesús Nazareno, remedia mis necesidades. Jesús Nazareno, que tus ojos vean mis penas. Jesús Nazareno, que tus oídos escuchen mis súplicas.

Redentor Divino que a las tinieblas das Luz, consuela mi alma triste por las tres caídas que diste con el madero de la Cruz.

Lleno de amor vengo a Ti a postrarme a tus divinas plantas, a acercarme a tus llagas a sentir el rocío de tu Sangre Bendita y a pedirte lo que tú puedes concederme.

Se rezan 3 Padres Nuestros y 3 Aves Marías, Gloria.

                          ORACIÓN FINAL PARA TODOS LOS DÍAS

¡Oh, dulce y amado Padre mío, Jesús Nazareno! Al considerar vuestro amor y la bondad con que me habéis acogido en este día, un grito de gratitud se escapa de mis labios y el recuerdo de vuestras misericordias embarga mi alma. Por ganar mi amor bajasteis a la tierra y sufristeis toda clase de penas y trabajos y muerte de cruz. Por mí también, llegando al colmo de todas las bondades, os quedasteis en el Sacramento del altar, queriendo ser nuestro manjar, consuelo y perpetuo compañero. ¿Qué más? Por nuestro amor os presentáis en esa Imagen coronada de espinas, atado con duros cordeles y vestido con hábito de humildad y de paciencia. ¡Gracias, Señor, por todo!, y a fin de corresponder a vuestros favores, os pido la gracia de cumplir siempre vuestra ley, imitar vuestras virtudes y vivir y morir en vuestro amor. Amén.

Gracias a los hermanos de La Cofradía del Santísimo Cristo de las Penas., por tan hermosa foto.

Dios te Bendiga, Hoy, Mañana y Siempre.

Perdonados desde siempre…

Aunque se retiren los montes y vacilen las colinas, no se retirará de tí mi misericordia y ni mi alianza de paz, vacilará, dice el Señor que te quiere. Isaías 54,10.

Al principio era la misericordia. Por ella fuimos creados. La misericordia es el amor que va más allá de la justicia( cf.Divis in misericordia, n.5) y nuestro venir a la vida ha sido fruto de un amor en exceso, no ciertamente de un acto de justicia. Así hemos sido creados por un acto misericordioso, hecho por manos misericordiosas, pensados por una mente misericordiosa. Somos como «modelados » en misericordia: esta materia prima nos constituye como seres llamados a la vida por un perdón que ha precedido también a nuestro error y arrepentimiento.

adorar-a-dios    Una de las palabras con las que en el Antiguo Testamento se define la misericordia significa en su raíz «útero materno», es decir generación gratuita de vida confianza en que ese que nace llegará a ser lo que todavía no es. Podemos defraudar esa esperanza,  pero no podemos ignorar haber sido engendrados por la misericordia.

Nosotros somos seres perdonados; si Dios no fuese misericordia no habríamos existido jamás y si esa misericordia existe desde el principio de nuestro ser, incluso lo ha sucitado, también es hoy fuente de vida, gracia de la cual tenemos continuamente necesidad y que constantemente obra en nosotros para reconciliarnos.

La creación se nos aparece, entonces, como un gran gesto de misericordia y nuestra vida se hace historia de la fidelidad de este amor gratuito. Cada día que pasa es un perdón siempre nuevo, personal, crativo. Pero también discreto y silencioso:  tan discreto que no humilla a la persona. Vivimos inmersos en la misericoria , pero podemos no darnos cuenta… 

Fuente: Amadeo Cencini (Vivir Reconciliados).

No solo hemos sido creados de un modo maravilloso, sino ubicados de igual forma,  en la creación de Dios, siempre estaremos en deuda y diariamente debemos ser agradecidos por lo que ha hecho en nosotros . Deléitate en todo aquello que ha creado para ti.

Dios te Bendiga Hoy, Mañana y Siempre.

SOLO DIOS…

DIOS DEJA SU HUELLA EN LO QUE HACE …
 
La Belleza de Dios… La Ternura de Dios…

ternura_de_Dios

El Génesis 1, narra de manera poética la obra creadora de Dios. Durante siete días Dios «habla» y con la fuerza de su Palabra todo llega a existir.

Separa la luz de las tinieblas, el cielo de la tierra, los mares de los
continentes, crea los distintos astros para iluminar el día y la noche, hace que
surjan las plantas y los animales según sus especies… Después de cada
operación, Dios contempla su obra y ve que es buena, que le ha salido bien. Como
artista, se goza ante un proyecto largamente deseado y, finalmente, realizado.
Después de crear a los seres humanos bendice su obra recién terminada y se
alegra porque «era muy buena». Por último, crea y bendice el «sábado»: el día
del descanso, de la contemplación, de la bendición, del gozo, de que somos de Él.

«Levántate, amada mía,
preciosa mía, ven. Que ya ha pasado el invierno, han cesado las lluvias y se han ido.       Las flores brotan en el campo y se oye el arrullo de la tórtola» (Cant 2, 10ss).

Nos ama sin medida … El primer paso en la vida espiritual es caer en la cuenta del amor de Dios que me precede y acompaña. Porque él me ama y me perdona.

Dios te Bendiga, Hoy, Mañana y Siempre.

FUENTE DE SALVACIÓN

 

Confiad… porque en el Corazón de Jesús está la bondad que es infinita; está el amor y su misericordia que no tiene límites…

«Mi Corazón halla consuelo en perdonar. No tengo mayor deseo ni más grande alegría que perdonar. Es tanto el consuelo que me produce un alma que vuelve a Mi después de una caída, que ésta resulta ganancia para ella, pues entonces la miro con más amor».

Lleva a Jesús todos tus pecados, todas tus faltas, para que te las perdone una vez más … Para que vuelva a darte el abrazo de reconciliación y de paz… Preséntale los pecados de las personas para tí más queridas, de los pecadores que te interesan, los del mundo entero y dile que goce perdonando.

Corazón de Jesús:

Que tu corazón «repare mis caídas y la de las almas».                                                               Que el fuego de tu Corazón «consuma mis miserias».                                                                   Que «yo no sea nada pero que Tú seas todo para mí».

Corazón de mi Jesús :

Te doy «mi corazón vacío para que Tú lo llenes».                                                                          Te doy «mi corazón desnudo para que Tú lo revistas».                                                                 Te doy «mi corazón con sus miserias para que Tú las consumas».

corjesma

Acordaos, oh Nuestra Señora del Sagrado Corazón, del inefable poder que vuestro Hijo Divino os ha dado sobre su Corazón adorable. Llenos de confianza en vuestros merecimientos acudimos a implorar vuestra protección. ¡Oh Celeste Tesorera del Sagrado Corazón!; de ese Corazón que es el Manantial inagotable de todas las Gracias, y el que podeís abrir a vuestro gusto para derramar sobre los hombres todos los tesoros de amor y de misericordia, de luz y de salvación que encierra. Concédenos os lo suplicamos, los favores que solicitamos. No, no podemos recibir de Vos, desaire alguno . Y puesto que sois nuestra Madre, ¡Oh Nuestra Señora del Sagrado Corazón, recibid favorablemente nuestros ruegos, y dignaos atenderlos. Amén.

Supliquemos en los momentos de filial intimidad con la Madre del Amor Hermoso, que infunda en nosotros el verdadero espíritu de amor y de apostolado del Corazón de Jesús, aquel espíritu que no se aprende, ni se adquiere en toda su pureza sino en esa escuela: la del Purísimo Corazón Inmaculado de María.

Gloria, Amor y Reconocimiento al Sagrado Corazón de Jesús.  

Dios te Bendiga, Hoy, Mañana y Siempre.

AMOR POR SIEMPRE

 

HONOR Y GLORIA A TÍ REY DE LA GLORIA !  AMOR POR SIEMPRE A TÍ…                                                         DIOS DEL AMOR ! …

 

Señor, yo creo, adoro, espero y Te amo,          Te pido perdón por aquellos que no creen, no adoran, no esperan y no Te aman.

 

Santisimo_Sacramento_del_Altar 

Perdón Señor … pecamos contra ti