Archivo de la etiqueta: montes

AMAR.

 

El día que me quieras tendrá más luz que Junio;
la noche que me quieras será de plenilunio,
con notas de Beethoven vibrando en cada rayo
sus  inefables cosas,
y habrá juntas más rosas
que en todo el mes de mayo.

Las fuentes cristalinas
irán por las laderas
saltando  cristalinas
el día que me quieras.

aprender-amar-1-1-728

El día que me quieras, los sotos  escondidos
resonarán arpegios nunca jamás oídos.
Éxtasis de tus ojos,  todas las primaveras
que hubo y habrá en el mundo serán cuando me quieras.

Cogidas de la mano cual rubias hermanitas,
luciendo golas cándidas,  irán las margaritas
por montes y praderas,
delante de tus pasos, el día  que me quieras…
Y si deshojas una, te dirá su inocente
postrer pétalo  blanco: ¡Apasionadamente!

Al reventar el alba del día que me quieras,
tendrán todos los tréboles cuatro hojas agoreras,
y en el estanque, nido  de gérmenes ignotos,
florecerán las místicas corolas de los lotos.

El día que me quieras será cada celaje
ala maravillosa; cada  arrebol, miraje
de «Las Mil y una Noches»; cada brisa un cantar,
cada  árbol una lira, cada monte un altar.

El día que me quieras, para  nosotros dos
cabrá en un solo beso la beatitud de Dios.

Amado Nervo

Dios te Bendiga, Hoy, Mañana y Siempre.

Instantes En Mi Vida.

El Amor lo puede todo. Los pequeños detalles que nos hacen sonreir …son instantes en mi vida que yo quiero guardar…

 

y sanala belleza

Sigo buscando mi sustento, atravesando valles y montes sin saber… En tu palabra está la miel…

Me leo a mi misma y encuentro que me llena de valor, es algo que yo no puedo arrancar de mi vida. Yo soy una misión, una presencia de Alma. La propia vida se hace plena mirando y sintiendo la compañía de quien me encuentra y  a quien encuentro; en la fiesta de la alegría, de la esperanza.

Llegué y te salí a buscar, ya nunca más será lo mismo. Peregrino en esta ruta conociendo el sabor que me mueve a amar, a amar siempre  más.                          

Cautiva de contemplar esa mirada, Tu ya me amabas, sin que tuvieras que hacer nada.  Solo SER; dejarme llevar débil y tiernamente por quien conquistó mi Eternidad…

Lluvia de Bendiciones para Ti.

LOS MAIZALES…

¡Oh, tierra, oh tierra! oh, mi tierra mía…
¡Oh, apacible mañana, nacida para sonreír con dulzura!

ph-103231

Verdes maizales, montes, viejos caseríos; manzanos que el rojo fruto abruma, todo ello velado por una tenue niebla, todo ello dorado por el sol…

Oh, tierra mía, ojalá fuese tuya, y cultivándote me saciarías de tu premio… 

Benito.

Lluvia de Bendiciones para Ti.