Archivo de la etiqueta: dueño

LA DECISIÓN…MARCA LA VIDA…

 

Cuantas veces nuestras ataduras pasan solo por un hilo de seda. La incertidumbre, la turbación que experimentamos cuando tenemos que tomar una decisión…frecuentemente, no vemos el paso, hacia mas adelante; y muchas veces es que nos provoca miedo, la decisión que va a marcar toda nuestra vida…Es que supone una determinación que nos sostendrá en la esperanza con carácter definitivo.

 

oda-a-la-vida

 

Las opciones que marcan el rumbo, se sostienen en medio de las dificultades y de las luchas, que nos hacen pasar por situaciones interiores que requieren la aceptación, la entrega del sufrir, y sostenerlas; nos hacen llevar el peso de la libertad. Ir por donde la Vida quedará marcada, es como se sintiera más, el peso de lo que significa ser libre.

 Es necesario mantenernos en paz mientras tomamos decisiones importantes, no apurarnos, muchas veces el apuro puede hacernos equivocar, ir despacio no significa dejar la decisión, sino ponderarla, darle el peso que ella misma necesita para no perder la oportunidad de vivir en plenitud; eso que estamos decidiendo.

Pedir el auxilio para no errar en la decisión. Siempre hay cosas por las que elegir, en cualquier edad. Ser determinado, ser decidido, y se encuentra en la vida momentos que somos incapaces de ver la decisión…. Que será que me llevó a eso? Así podemos descubrir que es de Dios lo que va a pasando. Hacer camino acompasando la marcha.

En nuestra búsqueda no tenemos que ir por mucho sino observar que hay rumbos sostenidos por donde vamos yendo…  cuando el ejercicio de la libertad que tengo no encuentro respuesta, sólo se me manifiesta la obra de hacer bien, por el Bien mismo… Dios nos llama a la felicidad …

Y lo que mas cuesta comprender es:  Será que Él quiere esto para mi vida? Tantas veces obrando bien no encontramos el porque o el para que del sufrimiento que se nos es dado.Con el tiempo descubrimos que sirven para fortalecimiento, crecimiento.

Un dolor grande es un preludio de una gracia grande.

Podemos sacar mucho fruto de aquello que se presenta y no hemos buscado. La conciencia de permanecer en esa situación insospechada, pero que ha sido permitida para algo, es provecho de mucho fruto. Los momentos mas duros, los más ricos suelen ser los momentos de mayor plenitud; si los sabemos vivir en paz. El dolor interior, el del corazón, es el lugar mas doloroso que hay que atravesar. Jesús sabe que allí en la cruz, en la prueba, justamente esta la fuerza, la sabiduría escondida.

Vos y yo pidamos la gracia de estar a la altura, de no escaparnos, de nos escondernos… abracemos este caminar transformando la vida en alegría…

Si esto es lo que se presenta, lo quiero así, nada se compara con tu compañía…la vida que elegí se me irá en Ti, dueño de mi amor. Lo mejor de mi se complete en Ti…. Lo que siento vine a mi, y no me arrepirnto de ser todo lo que soy…

Extr. de Cateq.P. Javier.

 Lluvia de Bendiciones para Ti.

SACERDOTE PARA SIEMPRE…

 

manosconsagrados

Mi Señor Todopoderoso y humilde, Hijo de la Virgen Concebida sin mancha. El más bello, el más rico, el más poderoso.                                                                       El más perfecto y cumplido de todos los amantes. Mi salvador y mi dueño.        

Te suplico santifiques al Santo Padre, a todos los sacerdotes y seminaristas del mundo. Apártalos de las tentaciones, y líbralos del maligno, del mundo, de la carne, y cuando los lobos de los sentidos los asalten, ¡Sálvalos por medio de María! Mi Señor de misericordia infinita danos muchas familias santas cuyos frutos sean muchos sacerdotes santos…                                                      

Virgen María, Reina de los sacerdotes, junto con tu Divino Esposo, el Espíritu Santo ¡Transfórmalos a todos en tu Hijo Jesús! Amén.

SALMO 109, 1-5. 7
El Mesías, Rey y Sacerdote

Oráculo del Señor a mi Señor: Siéntate a mi derecha, y haré de tus enemigos estrado de tus pies». Desde Sión extenderá el Señor el poder de tu cetro: somete en la batalla a tus enemigos.

Eres príncipe desde el día de tu nacimiento, entre esplendores sagrados; yo mismo te engendré, como rocío, antes de la aurora».

El Señor lo ha jurado y no se arrepiente: Tú eres sacerdote eterno, según el rito de Melquisedec».

El Señor a tu derecha, el día de su ira, quebrantará a los reyes. En su camino beberá del torrente, por eso levantará la cabeza.

 

 

sanfco005

 

Tu, Dios nuestro, juraste establecer a tu Hijo sacerdote eterno según el orden de Melquisedec; y éste, llegado a la perfección, es causa de salvación para todos los que le obedecen. Aviva en nosotros, partícipes del sacerdocio de Cristo, la seguridad de entrar en el santuario, donde nuestros enemigos -el pecado y la muerte- serán puestos por estrado de tus pies. Te lo pedimos por Jesucristo nuestro Señor. Amén.                                                              Ángel Aparicio y José Cristo Rey García

 

Acto de Confianza en Dios  de San Claudio de la Colombiere:  ; duda, una de sus oraciones más bellas.  Es la conclusión          del

Esta es, sin duda, una de sus oraciones más bellas. Es la conclusión del discurso 682, que trata precisamente de la confianza en Dios.

Dios mío, estoy tan persuadido de que veláis sobre todos los que en Vos esperan y de que nada puede faltar a quien de Vos aguarda toda las cosas, que he resuelto vivir en adelante sin cuidado alguno, descargando sobre Vos todas mis inquietudes. Mas yo dormiré en paz y descansaré; porque Tú ¡Oh Señor! Y sólo Tú, has asegurado mi esperanza.

Los hombres pueden despojarme de los bienes y de la reputación; las enfermedades pueden quitarme las fuerzas y los medios de serviros; yo mismo puedo perder vuestra gracia por el pecado; pero no perderé mi esperanza; la conservaré hasta el último instante de mi vida y serán inútiles todos los esfuerzos de los demonios del infierno para arrancármela. Dormiré y descansaré en paz.

Que otros esperen su felicidad de su riqueza o de sus talentos; que se apoyen sobre la inocencia de su vida, o sobre el rigor de su penitencia, o sobre el número de sus buenas obras, o sobre el fervor de sus oraciones. En cuanto a mí, Señor, toda mi confianza es mi confianza misma. Porque Tú, Señor, solo Tú, has asegurado mi esperanza.

A nadie engañó esta confianza. Ninguno de los que han esperado en el Señor ha quedado frustrado en su confianza.

Por tanto, estoy seguro de que seré eternamente feliz, porque firmemente espero serlo y porque de Vos ¡oh Dios mío! Es de Quien lo espero. En Ti esperé , Señor, y jamás seré confundido.

Bien conozco ¡ah! Demasiado lo conozco, que soy frágil e inconstante; sé cuanto pueden las tentaciones contra la virtud más firme; he visto caer los astros del cielo y las columnas del firmamento; pero nada de esto puede aterrarme. Mientras mantenga firme mi esperanza, me conservaré a cubierto de todas las calamidades; y estoy seguro de esperar siempre, porque espero igualmente esta invariable esperanza.

En fin, estoy seguro de que no puedo esperar con exceso de Vos y de que conseguiré todo lo que hubiere esperado de Vos. Así, espero que me sostendréis en las más rápidas y resbaladizas pendientes, que me fortaleceréis contra los más violentos asaltos y que haréis triunfar mi flaqueza sobre mis más formidables enemigos. Espero que me amaréis siempre y que yo os amaré sin interrupción ; y para llevar de una vez toda mi esperanza tan lejos como puedo llevarla, os espero a Vos mismo de Vos mismo ¡oh Creador mío! Para el tiempo y para la eternidad. Así sea.de

Lluvia de Bendiciones para Ti.