Archivo de la etiqueta: beso

Las Almas y el Mar …

 

coraones en el mar

 

Una bendición me acompaña en este viaje. Siempre estaremos juntos: en esta y en la otra vida.

Encontrarás felicidad en la promesa de los días que vendrán y descubrirás, invisible y perenne, mi amor entre tus cosas…

Hay un beso en la eternidad que te espera.
Hay una sonrisa en el cielo que te está reservada.
Hay una rosa cuya fragancia nunca se pierde.
Hay un abrazo en la eternidad que lleva Tu nombre. 
Sólo hay que ver los signos.

EC.

La quimera de lo que vendrá permanece en el mar, perdida entre sus olas…calando entre la bruma una temporada que no acaba, dando paso a lo terso  y suave de la espuma que pinta hasta los confines de los pensamientos…        

Los tuyos y los míos…se entrelazan sin temor a naufragar porque saben que ninguna pérdida puede ser posible donde habita la ocurrencia de dos almas.

Lluvia de Bendiciones para Ti.

AMAR.

 

El día que me quieras tendrá más luz que Junio;
la noche que me quieras será de plenilunio,
con notas de Beethoven vibrando en cada rayo
sus  inefables cosas,
y habrá juntas más rosas
que en todo el mes de mayo.

Las fuentes cristalinas
irán por las laderas
saltando  cristalinas
el día que me quieras.

aprender-amar-1-1-728

El día que me quieras, los sotos  escondidos
resonarán arpegios nunca jamás oídos.
Éxtasis de tus ojos,  todas las primaveras
que hubo y habrá en el mundo serán cuando me quieras.

Cogidas de la mano cual rubias hermanitas,
luciendo golas cándidas,  irán las margaritas
por montes y praderas,
delante de tus pasos, el día  que me quieras…
Y si deshojas una, te dirá su inocente
postrer pétalo  blanco: ¡Apasionadamente!

Al reventar el alba del día que me quieras,
tendrán todos los tréboles cuatro hojas agoreras,
y en el estanque, nido  de gérmenes ignotos,
florecerán las místicas corolas de los lotos.

El día que me quieras será cada celaje
ala maravillosa; cada  arrebol, miraje
de «Las Mil y una Noches»; cada brisa un cantar,
cada  árbol una lira, cada monte un altar.

El día que me quieras, para  nosotros dos
cabrá en un solo beso la beatitud de Dios.

Amado Nervo

Dios te Bendiga, Hoy, Mañana y Siempre.

Tu eres la Esperanza…

Sacratísimo Corazón de Jesús, inagotable Granero entre los desolados campos invernales, Tú eres la esperanza de toda alma que ha experimentado el vacío del mundo.

 Sacratísimo Corazón de Jesús, Redil seguro de las ovejas en una tierra de lobos, Tú eres la esperanza de toda alma que ha sido herida por los dientes del mundo.

 Sacratísimo Corazón de Jesús, Vasija que derrama la Sangre de la Salvación sobre un mundo en la esclavitud, Tú eres la esperanza de toda alma que se desvanece en cadenas de oropel.

 Sacratísimo Corazón de Jesús, Huerto Frutal de la Vida que se levantó al final del camino a la muerte, Tú eres la esperanza de toda alma que se ha enfermado con los frutos del mundo.

 Sacratísimo Corazón de Jesús, Macizo de flores en una estepa de desolación, Tú eres la esperanza de toda alma que ya no encuentra alegría en el mundo.

 

amarronados

Sacratísimo Corazón de Jesús, Luz brillante entre los corazones en tinieblas, Tú eres la esperanza de toda alma para quien el sol en el mundo se ha puesto definitivamente.

 Sacratísimo Corazón de Jesús, Árbol del Amor, plantado en el reino del odio, Tú eres la esperanza de toda alma que sólo es amada por el mundo con el beso de Judas.

 Sacratísimo Corazón de Jesús, a Ti te confío toda alma que está errando por los caminos del mundo, pues en Ti toda criatura vuelve a casa.

 

Lluvia de Bendiciones para Ti.

 

EN LA PROFUNDIDAD…

QUÉ MISTERIO TAN PROFUNDO ¡Qué misterio tan profundo éste de mi propio ser: he surgido del no-ser y me exalto y me confundo, mientras cantando me hundo en mi nada, y sombra, y lodo! Soy cadáver a tu modo, soy sueño, soy despertar, soy vida, soy palpitar, soy luz, soy llama, soy todo…

 

foso

Muerte, que das a mi vida trascendencia y plenitud, muerte que ardes de inquietud como rosa amanecida, cuando llegues encendida y silenciosa a mi puerto, besaré tu boca yerta y, en el umbral de mi adiós, al beso inmenso de Dios me dispondrás, muerte muerta.

Amén.

Lluvia de Bendiciones para Ti.