Curarse es Volver a Nacer…

Haz que en mi existencia siempre atesore que si yo ofendiera a la gente, tenga el valor para disculparme, y si la gente me ofende, me des la gracia de perdonar.

 

yo espiritual

 

Serena mis marchas dándome una visión de la magnitud eterna del tiempo.  Mándame, en medio de los laberintos diarios, la suficiente pasividad que habita en las montañas, en la quietud del mar…

Interrumpe la rigidez de mis ímpetus, de mis bríos, con armónicos ritmos para que mis movimientos iluminen los recovecos que asoman al cofre de mis recuerdos…

Asísteme con el dominio misterioso y reparador que otorgas en el descanso y el sueño.

Enséñame el arte de despojarme de la mundanidad y dame de ser posible sobrados respiros, aliviando el día; para saber admirar una flor, el susurrar del viento. el plumaje de los pájaros, sabiendo compartir el tiempo, acariciando almas…

Inspírame a hundir mis raíces en las profundidades de los valores eternos, que le has concedido  a la vida y así aprender en el momento señalado a desplegar las alas hacia el lucero de mi destino inmortal.

Que mi paso experimente que he sido incondicionalmente amada. Que existe una Amor más Grande que el nuestro, bríndame la capacidad  de expresarlo para que otros puedan intuirlo a través de los acontecimientos que se me presenten.

La Vida lentamente nos va invitando a renacer.

Dios te Bendiga Hoy, Mañana y Siempre.

 

 

Comparte el contenido con tus Amigos!
  • email
  • Delicious

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *