Pequeñas, Ricas y Verdaderas Reflexiones

SIEMBRA…  SIEMPRE SIEMBRA…

En un oasis escondido entre los más lejanos paisajes del desierto, se encontraba el viejo Eliahu de rodillas, a un costado de algunas palmeras datileras. Su vecino Hakim, el acaudalado mercader, se detuvo en el oasis a abrevar sus camellos y vio a Eliahu transpirando, mientras parecía cavar en la arena.

– ¿Que tal anciano? La paz sea contigo. – Contigo -contestó Eliahu sin dejar su tarea. – ¿Qué haces aquí, con esta temperatura, y esa pala en las manos? – Siembro -contestó el viejo. – Qué siembras aquí, Eliahu? – Dátiles -respondió Eliahu mientras señalaba a su alrededor el palmar. -¡Dátiles!! -repitió el recién llegado, y cerró los ojos como quien escucha la mayor estupidez.

-El calor te ha dañado el cerebro, querido amigo. Ven, deja esa tarea y vamos a la tienda a beber una copa de licor. – No, debo terminar la siembra. Luego si quieres, beberemos… – Dime, amigo: ¿cuántos años tienes? – No sé… sesenta, setenta, ochenta, no sé… lo he olvidado… pero eso, ¿qué importa?

– Mira, amigo, los datileros tardan más de cincuenta años en crecer y recién después de ser palmeras adultas están en condiciones de dar frutos. Yo no estoy deseándote el mal y lo sabes, ojala vivas hasta los ciento un años, pero tú sabes que difícilmente puedas llegar a cosechar algo de lo que hoy siembras. Deja eso y ven conmigo.

Mira, Hakim, yo comí los dátiles que otro sembró, otro que tampoco soñó con probar esos dátiles. Yo siembro hoy, para que otros puedan comer mañana los dátiles que hoy planto… y aunque solo fuera en honor de aquel desconocido, vale la pena terminar mi tarea.

sembrar

Me has dado una gran lección, Eliahu, déjame que te pague con una bolsa de monedas esta enseñanza que hoy me diste – y diciendo esto, Hakim le puso en la mano al viejo una bolsa de cuero. – Te agradezco tus monedas, amigo. Ya ves, a veces pasa esto: tú me pronosticabas que no llegaría a cosechar lo que sembrara.

Parecía cierto y sin embargo, mira, todavía no termino de sembrar y ya coseché una bolsa de monedas y la gratitud de un amigo.

Tu sabiduría me asombra, anciano. Esta es la segunda gran lección que me das hoy y es quizás más importante que la primera. Déjame pues que pague también esta lección con otra bolsa de monedas.

-Y a veces pasa esto -siguió el anciano y extendió la mano mirando las dos bolsas de monedas-: sembré para no cosechar y antes de terminar de sembrar ya coseché no solo una, sino dos veces.

-Ya basta, viejo, no sigas hablando. Si sigues enseñándome cosas tengo miedo de que no me alcance toda mi fortuna para pagarte… 

Jorge Bucay

536927_415607415192146_2073638057_n

“EL HOMBRE.RECIBE EL PAGO QUE MERECE LA OBRA DE SUS MANOS” Proverbios 12. 14.

El Sabio     

Un sabio, cierta tarde, llegó a la ciudad de Akbar. La gente no dio mucha importancia a su presencia, y sus enseñanzas no consiguieron interesar a la población. Incluso después de algún tiempo llegó a ser motivo de risas y burlas de los habitantes de la ciudad.

Un día, mientras paseaba por la calle principal de Akbar, un grupo de hombres y mujeres empezó a insultarlo.
En vez de fingir que los ignoraba, el sabio se acercó a ellos y los bendijo.
Uno de los hombres comentó:
untitled
– “¿Es posible que, además, sea usted sordo? ¡Gritamos cosas horribles y usted nos responde con bellas palabras!”.
“Cada uno de nosotros sólo puede ofrecer lo que tiene” -fue la respuesta del sabio-.

El camino del hombre recto evita el mal, el que quiere salvar su vida,                   se fija por dónde va.  Proberbios 16, 17.

Un carpintero …

…ya entrado en años estaba listo para retirarse. Le dijo a su Jefe de sus planes de dejar el negocio de la construcción para llevar una vida más placentera con su esposa y disfruye  de su familia..

 Él iba a extrañar su cheque mensual, pero necesitaba retirarse.

Ellos superarían esta etapa de alguna manera.

El Jefe sentía ver que su buen empleado dejaba la compañía y le pidió que si podría construir una sola casa más, como un favor personal. El carpintero accedió, pero se veía fácilmente que no estaba poniendo el corazón en su trabajo.

Utilizaba materiales de inferior calidad y el trabajo era deficiente. Era una desafortunada manera de terminar su carrera.

Cuando el carpintero terminó su trabajo y su Jefe fue a inspeccionar la casa, el Jefe le extendió al carpintero, las llaves de la puerta principal.

“Esta es tu casa, dijo, es mi regalo para tí.”
Qué tragedia! Qué pena! Si solamente el carpintero hubiera sabido que estaba construyendo su propia casa, la hubiera hecho de manera totalmente diferente. Ahora tendría que vivir en la casa que construyó “no muy bien” que digamos!

Así que está en nosotros. Construimos nuestras vidas de manera distraída, reaccionando cuando deberíamos actuar, dispuestos a poner en ello menos que lo mejor. En puntos importantes, no ponemos lo mejor de nosotros en nuestro trabajo.

 

1259361925135_f

 

Entonces con pena vemos la situación que hemos creado y encontramos que estamos viviendo en la casa que hemos construido. Si lo hubiéramos sabido antes, la habríamos hecho diferente.

Piensen como si fueran el carpintero. Piensen en su casa. Cada día clavamos un clavo, levantamos una pared o edificamos un techo. Construyan con sabiduría. Es la única vida que podrán construir. Inclusive si solo la viven por un día más, ese día merece ser vivido con gracia y dignidad. La placa en la pared dice: “La Vida Es Un Proyecto de Hágalo Usted Mismo”

Quién podría decirlo más claramente? Su vida ahora, es el resultado de sus actitudes y elecciones del pasado. Su vida mañana será el resultado de sus actitudes y elecciones hechas HOY! “Los únicos errores que cometemos en la vida son las cosas que no hacemos.”

Yo elijo a Jesús… En él fundamento mi vida… Él es mi Roca…

 

VIVE DÍA A DÍA…

No dejes que termine sin haber crecido un poco, sin haber sido un poco feliz, sin haber alimentado tus sueños.

No te dejes vencer por el desaliento. No permitas que nadie te quite el derecho de expresarte que es casi un deber. No abandones tus ansias de hacer de tu vida algo extraordinario. No dejes de creer que las palabras y la poesía sí pueden cambiar el mundo. Somos seres humanos llenos de pasión. La vida es desierto y es oasis.        

Nos derriba, nos lastima, nos convierte en protagonistas de nuestra propia historia. No dejes nunca de soñar, porque sólo en sueños puede ser libre el hombre. No caigas en el peor error, el silencio. La mayoría vive en un silencio espantoso. No te resignes. No traiciones tus creencias. Todos necesitamos aceptación, pero no podemos remar en contra de nosotros mismos.

contemplando-horizonte

Eso transforma la vida en un infierno. Disfruta el pánico que provoca tener la vida por delante. Vívela intensamente, sin mediocridades. Piensa que en tí está el futuro y en encontrar la tarea con orgullo y sin miedo. Aprende de quienes pueden enseñarte. No permitas que la vida te pase a tí sin que la vivas…

Autor: Walt Whitman

YO me encuentro a mi mismo… y cuando lo hago Dios sale al Encuentro… No te hablo del silencio que paraliza, te hablo del que te hace dar cuenta que es maravilloso percibir el sonido del silencio… Es ese el silencio que si quiero…  

DECÁLOGO DEL OPTIMISTA

1 – Los optimistas se aman, procuran un alto nivel de autoestima, se valoran y aprovechan lo mejor posible sus talentos personales innatos.

2 – Los optimistas aceptan a los demás como son, y no malgastan energías queriendo cambiarlos, sólo influyen en ellos con paciencia y tolerancia.

3 – Los optimistas son espirituales, cultivan una excelente relación con Dios y tienen en su fe una viva fuente de luz y de esperanza.

4 – Los optimistas disfrutan del “aquí” y el “ahora”, no viajan al pasado con el sentimiento de culpa ni el rencor, ni al futuro con angustia. Disfrutan con buen humor y con amor.

5 – Los optimistas ven oportunidades en las dificultades, cuenta con la lección que nos ofrecen los errores y tienen habilidad para aprender de los fracasos.

6 – Los optimistas son entusiastas, dan la vida por sus sueños y están convencidos de que la confianza y el compromiso personal obran milagros.

7 – Los optimistas son íntegros y de principios sólidos, por eso disfrutan de paz interior y la irradian y comparten, aún en medio de problemas y crisis.

2964

8 – Los optimistas no se desgastan en la crítica destructiva y ven la envidia como un veneno. No son espectadores de las crisis sino protagonistas del cambio.

9 – Los optimistas cuidan sus relaciones interpersonales con esmero, saben trabajar en equipo y son animosos sembradores de fe, esperanza y alegrías.

10 – Los optimistas también tienen épocas difíciles, pero no se rinden ni se dejan aplastar por su peso, ya que saben que aún la noche más oscura tiene un claro amanecer y que por encima de las nubes más densas sigue brillando el sol; que todo túnel, por más largo y oscuro que sea siempre tendrá otra salida y que todo río siempre tiene dos orillas

.Gonzalo Gallo G.

“El me dijo, ‘Mi gracia es suficiente para tí, pues Mi fuerza se perfecciona en la debilidad.’ Por lo tanto, de buena gana me gloriaré más bien en mis debilidades, para que habite en mí el poder de Cristo. Por lo cual me regocijo en debilidades, en afrentas, en necesidades, en persecuciones, en angustias, por Cristo; porque cuando soy débil, entonces soy fuerte.” 2 Corintios 12:9-10.

TENER OÍDOS SOLO PARA DIOS

Chuck Ross, un escritor de Los Ángeles, se le ocurrió en 1975 hacer un curioso experimento. Ross envió a cuatro editoriales una porción del libro Pasos (Steps), del afamado escritor de origen judío, Jerzy Kosinski.

La novela de Kosinski había sido publicada en 1969 y había ganado el Nationa…l Book Award de ese año. Para sorpresa de Ross, el manuscrito fue rechazado por las cuatro editoriales. Unos años más tarde y persuadido por Kosinski, Ross repitió el experimento. Esta vez envió el texto completo a catorce editoriales y trece agentes. Nuevamente fue rechazado por todos, incluso por la editorial Random Hause, quien fuera la que en 1969 publicara el libro de Kosinski por primera vez.

Una historia que hace que riamos un poco, pero que también tiene una segunda lectura menos hilarante. El experimento de Ross nos recuerda que las personas no tienen la última palabra sobre nuestra vocación o talentos. Que no debemos sobredimensionar la opinión de otros, y que debemos creer en lo que queremos alcanzar. David, el hombre que había sido ungido por Dios para ser rey de Israel. Aquél sobre cuya cabeza el gran profeta Samuel había derramado el aceite de la unción autorizando su llamado divino. El que otrora había dado muerte al temerario gigante Goliat, se encontraba huyendo de un rey que veía en David todo lo contrario. Dios veía a David como el rey, pero Saúl como un traidor en potencia. El Señor lo veía como una bendición para Israel, pero Saúl como una mala influencia para su hijo Jonatán y como un soliviantador. El Pueblo consideraba a David un salvador, Saúl solo veía un usurpador.

La ambivalencia de opiniones presionaba a David hasta el punto de temer por su vida. Pero… ¿qué pensaba David de sí mismo? Por su conducta inferimos que siempre le creyó a Dios. Pasaron doce largos años de huidas y dificultades. Rechazado, desterrado y sin rumbo fijo. Rodeado de un grupo de hombres de dudosa reputación. Recibiendo infortunio tras infortunio. Hasta que llegó el día en que todos se dieron cuenta de lo obvio, de lo que Dios había dicho.

audiologia7

David fue reconocido como el rey que por decreto del Altísimo era. Su reinado de cuarenta años fue llamado la etapa dorada de Israel. Hoy es recordado como un gran hombre de Dios, capaz de creer a pesar de la opinión cambiante de los demás. A Juan le llamaban endemoniado, mientras que otros le decían, profeta. A veces los que gritan más eufóricamente “¡Hosanna!”, pueden días más tarde gruñir a toda voz, “¡que le crucifiquen!” Se trata de seguir adelante, de reírse de la adversidad y desoír las opiniones vacilantes.

“Cuando vayan mal las cosas/ como a veces suelen ir,/ cuando ofrezca tu camino solo cuestas que subir./ Cuando tengas poco haber/ pero mucho que pagar y precises sonreír/ aun teniendo que llorar,/ cuando el dolor te agobie/ y no puedas ya sufrir,/ descansar acaso debas,/ pero nunca desistir” No sucumbamos ante la virulenta desaprobación de los demás, ni demos saltos de alegría ante el efímero elogio.

Hagamos lo que por vocación santa hemos sido llamados a hacer. No dejemos que nos distraigan los aplausos, ni que nos entristezcan las contradicciones. No os preocupemos por los que dirán los que están alrededor, si nuestro obrar es el correcto, sino por el que mira desde lo alto.

Pedir diarimanete la Perseverencia…

El designio del Señor permanece para siempre. Y sus planes , a lo largo de las generaciones. (Salmo 33: 11)

 

EL VUELO DE LOS GANZOS

El próximo otoño, se podrá ver a los gansos emigrar dirigiéndose a un lugar más cálido para pasar el invierno, se observará que vuelan formando una V, una V corta. Tal vez te interese saber que la ciencia ha descubierto por qué vuelan en esa forma.

Se ha comprobado que, cuando cada pájaro bate sus alas, produce un movimiento en el aire que ayuda al pájaro que va detrás de él. Volando en V, la bandada completa aumenta su poder, por lo menos un 71% más que si cada pájaro volara solo. Las personas que comparten una dirección común y tienen sentido de comunidad, pueden llegar a cumplir sus objetivos más fácil y rápidamente, porque van apoyándose mutuamente, haciendo que los logros sean aún mejores.

Cada vez que un ganso se sale de la formación, siente inmediatamente la resistencia del aire, se da cuenta de la dificultad de hacerlo solo y rápidamente regresa a la formación, para beneficiarse del poder del compañero que va adelante. Si nos unimos y nos mantenemos juntos a aquellos que van en nuestra misma dirección, el esfuerzo será menor. Será más sencillo y placentero el logro de alcanzar las metas previstas. Cuando el líder de los gansos se cansa, se pasa a uno de los lugares de atrás y otro ganso toma su lugar.

Los hombres obtendremos los mejores resultados si nos apoyamos en los momentos duros, si nos respetamos mutuamente en todo momento compartiendo los problemas y los momentos más difíciles.
Los gansos que van detrás graznan para alentar a los que van adelante a mantener la velocidad. Una palabra de aliento a tiempo ayuda, da fuerza, motiva y produce el mejor de los beneficios.

BANDAD~1

Finalmente, cuando un ganso se enferma o cae herido por un disparo, otros dos gansos salen de la formación y lo siguen para ayudarlo y protegerlo. Se quedan acompañándolo hasta que esté nuevamente en condiciones de volar o hasta que muera y sólo entonces los dos acompañantes vuelan a su bandada o se unen a otro grupo. Si aplicamos el mismo sentido común que los gansos seguiremos en formación, el mantenernos uno al lado del otro apoyándonos y acompañándonos… Estar dispuestos a Dar y Recibir ayuda …

Si hacemos realidad el espíritu de equipo, si pese a las diferencias podemos conformar un grupo humano para afrontar todo tipo de situaciones, si entendemos el verdadero valor de la amistad y si somos conscientes del sentimiento de compartir, la vida será más simple y el vuelo de los años más placentero.

SEñOR AYÚDANOS A SER COMO LOS GANZOS! … ENSÉñANOS A COMPARTIR !…

 

SOLO POR HOY…

  • Sólo por hoy trataré de vivir exclusivamente el día, sin querer resolver el problema de mi vida todo de una vez.
  • Sólo por hoy tendré el máximo cuidado de mi aspecto, cortés en mis maneras, no criticaré a nadie y no pretenderé mejorar o disciplinar a nadie sino a mí mismo.
  • Sólo por hoy seré feliz en la certeza de que he sido creado para la felicidad, no sólo en el otro mundo, sino también en este.
  • Sólo por hoy me adaptaré a las circunstancias, sin pretender que todas las circunstancias se adapten a mis deseos.
  • Sólo por hoy dedicaré diez minutos de mi tiempo a una buena lectura, recordando que, como el alimento es necesario para la vida del cuerpo, así la buena lectura es necesaria para la vida del alma.
  • Sólo por hoy haré una buena acción y no lo diré a nadie.
  • Sólo por hoy haré por lo menos una sola cosa que no deseo hacer, y si me sintiera ofendido en mis sentimientos, procuraré que nadie se entere.

tarjeta-sembremos-amor

  • Sólo por hoy me haré un  programa detallado. Quizá no lo cumpliré a cabalidad, pero lo redactaré y me guardaré de dos calamidades: la prisa y la indecisión.
  • Sólo por hoy creeré aunque las circunstancias demuestren lo contrario, que la buena providencia de Dios se ocupa de mí como si nadie más existiera en el mundo.
  • Sólo por hoy no tendré temores. De manera particular no tendré miedo de gozar de lo que es bello y creer en la bondad.

Puedo hacer el bien durante doce horas, lo que me descorazonaría si pensase tener que hacerlo durante toda mi vida.

JUAN XXIII.

En su Carta a los Romanos, San Pablo dice, “El querer está a mi alcance, el hacer el bien, no. De hecho no hago el bien que quiero, sino el mal que no quiero”  (7:18-19).                                                                                                                               San Pablo está describiendo su propia experiencia y esa podría se la experiencia de todos nosotros.

 

VUELO DEL ALMA

Cuando el camino se hace cuesta arriba, NO LO DEJES.

Cuando las cosas andan mal como a veces sucede NO ABANDONES.

Cuando no consigas resultados, y se sumen los problemas, NO TE RINDAS.

Cuando quieras sonreír y sólo puedas suspirar NO TE CAIGAS.

Cuando la suerte, te sea adversa, y no encuentres fuerzas para seguir NO RENUNCIES.

Cuando no encuentres compañeros de lucha, NO TE APURES.

Hay manos que sostienen las tuyas!
Cree y Siente en cada minuto de tu vida, deja que tu alma ” vuele libre ” por los jardines hermosos de la confianza en algo superior que llega donde nuestra visión no puede alcanzar, pero sí nuestro corazón puede sentir.

Tu alma desea estar libre para darte fuerza y estímulo!

camino20
INTENTA !

Cierra los ojos por algunos minutos y deja tus pensamientos volar por sitios de amor.

No podemos cambiar el mundo, ni quitar todo el dolor de la tierra, ni tener ya resueltos todos nuestros problemas, pero podemos a cada minuto mirar con ojos del amor a cada cosa.

Si pensamos que todo es pasajero, miraremos con cariño lo negativo que te encamina a la elevación y perfección, y luego observaremos con felicidad el cambio del mal en bien, de tristezas en alegrías.

Lo que hoy nos hace sonreír fueron las cosas que nos hicieron llorar ayer.

Nuestras faltas de hoy también son las alegrías de mañana.

Las personas se van, los amores se pierden en el tiempo, los problemas se solucionan, hasta el mismo sol se va cada noche para renacer al día siguiente… no te quedes en el medio del camino
porque allá… algo te espera !.

Autor desconocido

Hay un momento para todo y un tiempo para cada cosa bajo el sol: un tiempo para nacer y un tiempo para morir, un tiempo para plantar y un tiempo para arrancar lo plantado…

Yo reconocí que todo lo que hace Dios dura para siempre: no hay que añadirle ni quitarle nada, y Dios obra así para que se tenga temor en su presencia. Eclesiastés 3.1,14.

 

MANTENER LA LLAMA ENCENDIDA

Esta es la historia de un hombre que fue a la India y vio el palacio de un rey que estaba lleno de oro, que tenia cuadros preciosos, tenia gran cantidad de diferentes tipos de ornamentos muy valiosos y el estaba sorprendido por la gran prosperidad que había en ese reinado y se acerca como súbdito y le dice rey como es que tiene tanta prosperidad. Que en este palacio de 400 metros no se ve más que oro y cosas valiosas.

El rey le dice bien yo te voy a mostrar cual es el secreto de mi éxito, te voy a pedir que vayas y recorras todo el palacio. Eso si quiero que vayas con esta vela encendida, si cuando regresas después al finalizar todo tu recorrido esta vela llega apagada. Te decapito.

Al hombre le cambio su rostro, su sonrisa ya no existía. Tomo la vela y entro a recorrer el palacio con gran miedo por su vida.

Al finalizar, después de varias horas llega donde el rey y el rey lo abraza y le dice muy bien has llegado con éxito. ¿Te ha gustado mi palacio? y contesta. Solo he tenido ojos para mantener la llama encendida.

Y el rey contesta: Ese es el secreto de mi éxito, mantener la llama encendida.

3a60b3_Imagen34

Cuando buscas mantener la llama encendida, significa que buscas mantener la pasión y la pasión es el combustible que te permite viajar hacia tus sueños. Y debes saber que para mantener esa llama encendida hay que apartar las cenizas todos los días y colocar leños nuevos para que la llama no se apague.

¿Qué son las cenizas? Las cenizas representan tu pasado, el pensar que todo era mejor hace unos años. Las cenizas representa el ayer y el ayer es historia, y tu ya no puedes cambiar nada. Las  cenizas representan las cosas que no te dejan crecer como la ira, la amargura, la falta de perdón, la envidia, los celos, el querer controlarlo todo, todo aquello que tienda a apagar el fuego del Espíritu. Las cenizas ensucian tu vida. ¿Cuáles cenizas pueden apagar tu pasión?

¿Qué son los leños? Los leños representan las cosas que pueden hacer que mi corazón se llene de amor, fe y esperanza. Los leños es lo que aviva mi vida hoy, no mañana porque el mañana no llega. Los leños son los que me permiten crecer y aprender, tiene que ver con el carácter: el amor, el gozo, la paz, la paciencia, la benignidad, la bondad, la fe, la mansedumbre y la templanza. Me encanta que la biblia dice que contra tales cosas no hay ley, es decir si las practico, si las añado a mi vida voy a vivir en libertad. ¿Cuáles leños necesitas añadir a tu vida hoy?

Ahora tanto el quitar las cenizas, como añadir leños cada día no es fácil requiere trabajo, así mismo nuestros sueños requieren de esa pasión para lograrlos, requieren esfuerzo.

”Esfuérzate por ser tan fuerte que nada pueda perturbar tu tranquilidad. Por ser demasiado sabio para preocuparte, demasiado tolerante para el odio, y muy valiente para tener miedo. En resumen, esfuérzate para ser feliz.”

Anonimo

Ese hombre es como un árbol plantado a la orilla de un río, que da su fruto a su tiempo y jamás se marchitan sus hojas ¡Todo lo que hace, le sale bien! Salmo 1.3

 

EL AMOR TODO LO PUEDE

Amar es más que un sentimiento, es una decisión.

Un hombre fue a visitar a un sabio consejero y le confesó que ya no amaba a su esposa y que por eso pensaba dejarla. El consejero, lo escuchó atentamente, lo miró a los ojos y solamente le dijo una palabra: ÁMALA

Es que ya no siento nada por ella le explicó el hombre. Una vez más, el consejero le dijo: ÁMALA

Ante un momento de silencio, el viejo sabio, agregó: AMAR, es una decisión; AMAR, es dedicación y entrega; AMAR, es un verbo y el fruto de esa acción es el AMOR.

Ama a tu pareja, acéptala, valórala, respétala, dale afecto y ternura, admírala y compréndela. Eso es todo, ÁMALA.

Si no AMAS a Dios, a tus padres, a tu pareja, a tus amigos, como a ti mismo, el AMOR puede tener estos terribles efectos:

sadness

 

La inteligencia sin Amor, te hace perverso. La justicia sin Amor, te hace hipócrita. El éxito sin Amor, te hace arrogante.

La riqueza sin Amor, te hace avaro. La pobreza sin Amor, te hace resentido. La belleza sin amor, te hace ridículo. La verdad sin Amor, te hace hiriente.

La autoridad sin Amor, te hace tirano. El trabajo sin Amor, te hace esclavo. La sencillez sin Amor, te envilece. La oración sin Amor, te hace introvertido. La ley sin Amor, te esclaviza.

La política sin Amor, te hace ególatra. La FE sin Amor, te hace fanático. La Cruz sin Amor, se convierte en tortura. La vida sin Amor, no tiene sentido.

“Si buscas el verdadero AMOR, sólo lo encontrarás en JESÚS”

Fuente: www.tiempodereflexion.com

El amor no pasará jamás. Las profecías acabarán, el don de lenguas terminará, la ciencia desaparecerá; 9 porque nuestra ciencia es imperfecta y nuestras profecías, limitadas. 10 Cuando llegue lo que es perfecto, cesará lo que es imperfecto. 11 Mientras yo era niño, hablaba como un niño, sentía como un niño, razonaba como un niño, 12 pero cuando me hice hombre, dejé a un lado las cosas de niño. Ahora vemos como en un espejo, confusamente; después veremos cara a cara. Ahora conozco todo imperfectamente; después conoceré como Dios me conoce a mí. 13 En una palabra, ahora existen tres cosas: la fe, la esperanza y el amor, pero la más grande de todas es el amor.  1 Cor.13, 8-13

 

EL SUEñO DE LOS ÁRBOLES

Cuenta la leyenda que existían tres árboles: El primero de ellos era un olivo que soñaba algún día convertirse en un cofre adornado de piedras preciosas y contener un gran tesoro. El segundo era un roble muy fuerte, por ello quería convertirse en la embarcación más imponente que había existido. Y el tercero era un pino que quería convertirse en el árbol más alto del mundo para que cuando la creación le mirase ésta exaltara el nombre de DIOS.

Cuando el primer árbol estuvo maduro un talador le cortó con un hacha, lo cual le causó gran dolor. —Si él realmente quería contener un tesoro tendría que pasar por eso. Para su sorpresa no fue llevado a un palacio en forma de madera para convertirse en un cofre, sino a un humilde pueblo donde fue transformado en un pesebre.

El segundo árbol, el roble, también fue talado. Y como le soñó un constructor de barcos le comenzó a dar forma de embarcación. Pero, cuando fue terminado se dio cuenta que no era de gran tamaño, tampoco fue diseñada para navegar por los mares; sino para lagos.

El pino con el tiempo creció y se convirtió en el más alto de la tierra. Pero una noche durante una tormenta fue impactado por un rayo y éste cayó al suelo, así como su sueño. Pasó el tiempo y fue llevado a un lugar donde se ponían los desperdicios. Después de haber sido el más alto se amargó al convertirse en un desperdicio.

EL-ARBOL-QUE-PLANTO-EVITA-ACTUALIDAD

Cuando estos árboles vieron sus anhelos morir o ser despedazados, DIOS cumplió su propósito en ellos. El primer árbol que se había convertido en pesebre una noche recibió no solamente un tesoro en sí sino el más grande tesoro de todos los tiempos: Jesús. Él árbol anhelaba ser cubierto de joyas pero DIOS lo cubrió de Su gloria. El segundo árbol que se convirtió en una embarcación un día enfrentó una gran tempestad en el mar de Galilea, y éste no se hundió. Su fuerte composición resistió no solo las olas y viento que le azotaban sino la gloria de DIOS. Además de que fue testigo de cómo el Hijo de DIOS ordenó a la tormenta que se detuviera.

Y de aquel tercer árbol que a los ojos de muchos se convirtió en desperdicio, un día cercano a la Pascua judía fue tomado por unos trabajadores romanos para que fuese la materia prima de una Cruz en la que sería sacrificado el Hijo de DIOS. A los tres días aquel hombre resucitó y aquel árbol se convirtió en la Cruz que muestra al mundo la grandeza y amor de DIOS. Y cuando la creación le mira ésta exalta el nombre de DIOS.

Si así como estos árboles tus sueños no se han cumplido y pareciera que están muy lejos de cumplirse; o en la búsqueda de esos anhelos has sufrido golpes en el alma… hoy debes entender que tus sueños son mucho más pequeños que los de DIOS. Y que Sus pensamientos están muy por encima de los tuyos. Ese sueño que arde en tu alma es la esencia del plan de DIOS para tu vida, no te des por vencido porque ciertamente ocurrirá y será mucho mejor de cómo lo imaginaste.

Ríndete a los sueños del Señor y así serás portador de toda su gloria. —

 

CULTIVAR LA PARCELA DE NUESTRA PROPIA VIDA

Había una vez un labrador que siempre hacia bien su oficio. Labrar sus tierras era lo único que sabía hacer, pero lo hacia a conciencia y disfrutaba con ello. Cuando llegó a viejo y ya no podía labrar sus tierras pensó que aún le quedaba una parcela donde podía seguir trabajando: La parcela de su propia vida. Imaginaba él que cada día que amanecía era un nuevo surco que se abría en la parcela de su vida e intentaba sembrarlo de buenas obras. Y así, día a día, iba sembrando de buenas obras el surco que cada noche añadía a la parcela de su vida.

No era muy rezón, apenas si sabia de memoria alguna que otras oraciones: el Padre nuestro, el avemaría, la salve, el credo y poco mas, pero eso sí, todas las mañanas al iniciar el día pedía a Dios que le enviara al Espíritu Santo, así sabría conocer la voluntad del Padre y le diera fuerzas para cumplirla.

greenpark1024-x-768

Trancurría el dia en su trabajo de la tierra , y elevaba los ojos al cielo como observando que desde arriba lo estaban mirando… Al acostarse daba gracias a Dios por los beneficios recibidos y le pedía que bendijera la buena semilla que hubiera sembrado aquel día y que hiciera secar la mala para que no hiciese mal a nadie.

El labriego vivió feliz así la última etapa de su vida, murió de viejo, y lo hizo tranquilo paz, y esperanzado poder presentar al Señor una cosecha con pocos cardos y algún que otro fruto que fuera de su agrado.

Reguemos diariamente la parcela de nuestra vida, para que los surcos esten llenos de buenos pensamientos y sentimientos, buenas acciones, viendo en los demás el rostro de Dios y agradeciendo al Padre todo lo que día a día nos da y ha hecho para nosotros … Y así en el tiempo preparado cantemos eternamente sus maravillas.

Porqué fijarnos en las parcelas de los demás… cuándo tenemos tanto que trabajar la nuestra? No te parece?.

Lluvia de Bendiciones para Tí.

 

Comparte el contenido con tus Amigos!
  • email
  • Delicious

Un pensamiento en “Pequeñas, Ricas y Verdaderas Reflexiones

  1. Pingback: Bitacoras.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *