YO SOY … EL PAN VIVO BAJADO DEL CIELO

Yo soy el pan vivo bajado del cielo, Amor providencial , quién lo coma permanecerá en la vida del mismo Jesús que se donó en grandeza, y misericordia por cada uno de nosotros y baja del cielo haciéndose partícipe de nuestras vidas, todo un Dios verdadero que se hizo hombre, que recibió y soportó la muerte cruel para que seamos salvos , cumpliendo que volvería Resucitado al tercer día para darnos la Vida verdadera que no culmina.

Hoy cantamos al Señor de quien es la Victoria , El nos hace tener hambre del Dios viviente, de compartir también su palabra que es alegría en el corazón…

Quién sacia nuestro espírtu? …  Solo Él …                                                                    

En la Eucaristía nos anticipa el cielo glorioso que nos tiene prometido. Hemos sido hechos para Él, y en la grandiosidad de su Amor nos otorga la liberalidad a responder con nuestro nombre a su llamada.

“Yo soy el pan vivo bajado del cielo. El que come de este pan, vivirá eternamente; y el pan que yo daré, es mi carne para la vida del mundo”.    (Jn. 6, 51)

28756_10151325385871288_10582668_n

Alma de Cristo, santifícame.
Cuerpo de Cristo, sálvame.
Sangre de Cristo, embriágame.
Agua del costado de Cristo, lávame.
Pasión de Cristo, confórtame.
¡Oh buen Jesús, óyeme!
Dentro de tus llagas, escóndeme.
No permitas que me aparte de Ti.
Del maligno enemigo, defiéndeme.
En la hora de mi muerte, llámame y mándame ir a Ti.
Para que con tus santos te alabe, por los siglos de los siglos
.
Amén.

 

Comparte el contenido con tus Amigos!
  • email
  • Delicious

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *