María, Mujer por excelencia…

                        
 
 
maria en el camino
  

“La mujer”, en el lenguaje bíblico, se denomina “Neguevah”.

 Que significa capacidad de apertura, la que da espacio para aceptar, y María lo hace en los dos sentidos: está siempre a la escucha de lo que Dios quiere, y también ofrece su ser para acoger la vida. Son dos formas de expresión de lo fundamental de la persona: acoger la voluntad de Dios espiritual y corporalmente. Pero además esta palabr…a tiene una raíz común con el verbo “decir”, que expresa estar al servicio de la palabra, del verbo, y es propiamente femenino la comunicación, en los dos sentidos de generar el verbo y ofrecerlo a los demás. Ella es pues la «mujer» por excelencia, la obra maestra de Dios, “ensayada” en cada mujer de la historia hasta que llegó a su perfección, en cada noche y en los mil luceros que la llenan, en los ríos y cordilleras y puestas de sol.

Ella, la “vestida de sol”, la que tiene “la luna a sus pies”, fue la que unió la grandeza de su ser a la humildad de su aparecer, la que reina sirviendo, la que descubre que nunca somos tan grandes como cuando nos ponemos totalmente a disposición del Espíritu, de nuestro Padre Dios. Ante la deformación que causa el pecado en la historia, que difumina la verdad sobre la mujer, dice Juan Pablo II: “María es «nuevo principio» de la dignidad y vocación de la mujer, de todas y cada una de las mujeres.” Es el modelo de realización personal.
María nos da luz para ese verdadero camino, tan escondido y silencioso como eficaz: muestra la gracia femenina, su belleza más genuina, su fortaleza y responsabilidad ante Dios y el mundo, ante el amor y la vida.

‘María, fuente de vida’… En Ella Felíz Dia a toda mujer  

gracias

 
 
 
 
 
 
 
 
Comparte el contenido con tus Amigos!
  • email
  • Delicious

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *