La Pequeña Flor

 Santa Teresita nos enseña….

 

198643_10151419845412678_1397599150_n*Un camino para llegar a Dios: la sencillez de alma. Hacer por amor a Dios
nuestras labores de todos los días. Tener detalles de amor con los que nos
rodean. Esta es la “grandeza” de Santa Teresita. Decía: “Quiero pasar mi cielo
haciendo el bien en la tierra.”El secreto es reconocer nuestra pequeñez ante
Dios, nuestro Padre. Tener una actitud de niño al amar a Dios, es decir, amarlo
con simplicidad, con confianza absoltua, con humildad sirvendo a los demás. Esto
es a lo que ella llama su “caminito”. Es el camino de la infancia espiritual, un
camino de confianza y entrega absoluta a Dios.

*A servir a los demás con amor y perfección viendo en ellos a Jesús. Toda su vida
fue de servicio a los demás.

* A tener paciencia ante las dificultades de la vida. Su enfermedad requi-rió de
mucha paciencia y aceptación. Sólo estando cerca de Dios el sufrimiento se hace
dulce

* A aceptar todo con alegría en el Señor, dicen que durante la meditación en el convento, una de las hermanas agitaba su rosario y esto irritaba a Santa Teresita. Decidió entonces en lugar de tratar de no oir nada, escuchar este ruido como si fuera una música preciosa.

*Nos enseña que podemos vivir nuestro cielo en la tierra. Esta es una manera de alcanzar el cielo. Siempre, buscando lo mejor para los demás.  de  .

 a los que nos rodean. Actuar con bondad siempre, buscando lo mejor para los demás. Esta u * Nos enseña a ser sencillos como niños para llegar a Dios. A  orar con confianza, con
simplicidad. Sentirnos pequeños ante Dios nuestro Padre.

Fraces de la Pequeña Flor

“Yo nunca aconsejo nada a nadie sin haberme encomendado  a la Virgen Santísima. Ella es la que hace que las palabras que digo tengan  eficacia en los que las escuchan”.

“¡Qué grande es el poder de la oración!. Se diría que  es una reina que en todo momento tiene acceso directo al rey y puede conseguir  todo lo que le pide.”

“En el lavadero mi compañera de trabajo sacudía la ropa  con tal fuerza que me salpicaba de jabón la cara. Esto me hacía sufrir, pero  jamás le dije nada al respecto, y así ofrecía este pequeño sacrificio por los  pecadores.”

“Para mí, la oración es un impulso del corazón, una simple mirada  dirigida al cielo, un grito de agradecimiento y de amor, tanto en medio del  sufrimiento como en medio de la alegría. En una palabra es algo grande, algo  sobrenatural que me dilata el alma y me une a Jesús.”

“No poseo el valor para buscar plegarias hermosas en los libros; al no  saber cuáles escoger, reacciono como los niños; le digo sencillamente al buen  Dios lo que necesito, y Él siempre me comprende.”

“Lo que me impulsa a ir al Cielo es el pensamiento de poder encender en  amor de Dios una multitud de almas que le alabarán eternamente.”

“Mi caminito es el camino de una infancia espiritual, el camino de la  confianza y de la entrega absoluta.” (Santa Teresita del Niño Jesús)

“Quisiera yo también encontrar un ascensor para elevarme hasta Jesús,  porque soy demasiado pequeña para subir la dura escalera de la perfección”.  (Santa Teresita del Niño Jesús)

“La vida es un instante entre dos eternidades.” (Santa Teresita  del Niño Jesús)

“La Santísima Virgen me demuestra que nunca deja de protegerme.  Enseguida que la invoco, tanto si me sobreviene una inquietud cualquiera, un  apuro, inmediatamente recurro a ella, y siempre se hace cargo de mis intereses  como la más tierna de las Madres.”

Tsary3

“Se sabe muy bien que la Santísima Virgen es la Reina del Cielo y de la  Tierra, pero es más Madre que Reina.” (Santa Teresita del Niño Jesús)

“¡Oh María! Si yo fuese la Reina del Cielo y Vos fuéseis Teresa, yo  querría ser Teresa a fin de que Vos fuéseis la Reina del Cielo.” (Santa  Teresita del Niño Jesús)

“Después de mi muerte, haré caer una lluvia de rosas.”

lluvia-de-rosas

“Voy a pasar mi cielo haciendo el bien en la tierra.”

“Lo acepto todo por amor de Dios, aún toda esa clase de pensamientos  extravagantes que me asaltan.”

“Santo ángel de mi guarda, cúbreme siempre con tus alas, para que nunca tenga  la desgracia de ofender a Jesús.”

“Jesús, no quiero probar ninguna aleggría fuera de tí.“Mi alegría es ser pequeña,  permanecer pequeña, así, si alguna vez en el camino caigo, me levanto  enseguida, y mi Jesús me coge de la mano.”

“Mi alegría es cumplir siempre la  santa voluntad de mi Jesús, mi único y solo amor. Así, vivo sin miedo, amo el  día y la noche por igual.”

“Jesús, enséñame a renunciar siempre a mí misma para agradar a mis hermanas.”

“La  santidad consiste en la disposición del corazón.”

teresadejesus1

“¿Qué me importa mi vida? ¿Qué me importa la muerte? ¡Amarte, ése es mi  gozo! ¡Mi única dicha, amarte…!”

“Vivir de amor no es en la cima del Tabor su tienda plantar el peregrino de  la vida. Es subir al Calvario a zaga de las huellas de Jesús, y valorar la cruz  como un tesoro.”

“Vivir de amor es disipar el miedo, aventar el recuerdo de pasadas caídas. De  aquellos mis pecados no veo ya la huella, junto al fuego divino se han quemado.

“Vivir de amor es navegar sin tregua en las almas sembrando paz y gozo. ¡Oh  mi Piloto amado!, la caridad me urge, pues te veo en las almas, mis hermanos. La  caridad me guía, ella es mi estrella, remo siempre a su luz. En mi vela yo  llevo grabada mi divisa: ¡Vivir de amor!”

“Vivir de amor es mientras Jesús duerme permanecer en calma en medio de la  mar aborrascada. No temas, ¡oh Señor!, que te despierte, espero en paz la  orilla de los cielos…”

“Vivir de amor es imitar, Jesús, la  hazaña de María cuando bañó de lágrimas y perfumes preciosos tus fatigados y  divinos pies y los besó arrobada, enjugándolos luego con sus largos cabellos…  Y alzándose del suelo, rompió el frasco y tu cabeza María perfumó.”

“Morir  de amor, es ésta mi esperanza, cuando vea romperse mis cadenas. Mi Dios será mi  recompensa grande, otros bienes no quiero poseer. Quiero ser abrasada por su  amor,     quiero  verle y unirme a él para siempre. Este será mi cielo y mi destino: ¡¡¡Vivir de  amor…!!!”

“Yo  quisiera ser el cáliz en el que adoro la sangre de mi Dios y Salvador. Mas  puedo en la santa Misa recogerla cada día.” (Santa Teresita del Niño Jesús)

“¡Morir  de amor, dulcísimo martirio, y es el martirio que sufrir quisiera! Llama de  amor, consúmeme sin tregua. ¡Oh vida de un momento, muy pesada tu carga se me  hace! ¡Oh divino Jesús!, haz realidad mi sueño: ¡morir de amor!

                ‘La vida es un instante entre dos eternidades.”

 

579683_10151213052296288_149752187_n

Comparte el contenido con tus Amigos!
  • email
  • Delicious

Un pensamiento en “La Pequeña Flor

  1. Pingback: Bitacoras.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *