BIENVENIDO A CASA

Siempre eres Uno con Dios…                                       Siempre eres bienvenido a casa.—arco iris

“El Señor es un Dios misericordioso y clemente, lento a enojarse, y rico en bondad” (Salmo 86,15).

Dios nos ofrece su perdón en su Único Hijo, Cristo crucificado y resucitado. En el sacramento de la Reconciliación, Dios siempre corre a nuestro encuentro, no se deja ganar en generosidad. El quiere recibirnos. Quiere cambiar nuestros deshechos, nustors defectos de orgullo y vanidad propia para lavarnos en el costado de Cristo crucificado. El quiere que regresemos a la alegría  y a la vida verdadera. Nos descansa hasta vernos reconciliados con El y con los demás.

Comparte el contenido con tus Amigos!
  • email
  • Delicious

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *